¿Qué es un Cambio Físico?

La materia se presenta esencialmente, en nuestro planeta, en tres formas o estados de agregación diferentes: el estado sólido, el estado líquido y el estado gaseoso. Cada uno de ellos presenta propiedades observables que le son características. Así los sólidos poseen forma y volumen propios; los líquidos, por su parte, aunque adoptan la forma del recipiente que los contiene, poseen un volumen propio que se mantiene constante aún en el caso de ser sometido a presiones exteriores considerables. Los gases, sin embargo, adoptan la forma del recipiente que los contiene y ocupan todo su volumen.

Los tres estados generales de la materia son dinámicos, vale decir, un cuerpo puede presentarse en las 3 formas físicas (ordenamiento) variando, por ejemplo, la temperatura de ellos. Esto define a un cambio físico. Cuando esto ocurre la transformación no afecta la composición de la sustancia, sino que sólo implica un reordenamiento de sus átomos. Es importante mencionar que la totalidad de las transformaciones físicas son reversibles, vale decir, la sustancia puede volver a su estado de agregación inicial.

En resumen, un cambio físico es una variación en los estados de la materia que puede experimentar un compuesto. En este tipo de hechos no es afectada la intimidad del compuesto. Por otra parte, en este tipo de cambios, se puede ir en un sentido o en el otro. Esto es, si tiene los dos sentidos es reversible y si tiene uno solo es irreversible.

Si tenemos agua sólida (hielo) a la cual le aplicamos un poco de temperatura, pasará al estado líquido y si volvemos a incrementar la temperatura irá al estado gaseoso. Por lo tanto, hemos observado sólo una variación di su estado físico. El agua sigue siendo "agua". No se ha formado otro compuesto
Si tenemos agua sólida (hielo) a la cual le aplicamos un poco de temperatura, pasará al estado líquido y si volvemos a incrementar la temperatura irá al estado gaseoso. Por lo tanto, hemos observado sólo una variación de su estado físico. El agua sigue siendo “agua”. No se ha formado otro compuesto.

Todos los cambios de estado van acompañados por gasto o ganancia de energía. La fusión, la evaporación (vaporización) y la sublimación ocurren con absorción de energía, mientras que la solidificación, la congelación (en el caso del agua), la condensación (licuación) y la sublimación inversa ocurren con liberación de energía.

Aquellos cambios en el estado de agregación que van acompañados de variación en la temperatura y absorción de energía calórica se denominan endotérmicos, en cambio a los procesos contrarios se les conoce como exotérmicos.

CompartirTweet about this on TwitterShare on Facebook2Share on Google+0Email this to someone