La temperatura indica el grado de movimiento de las partículas de un cuerpo (Energía Cinética de las partículas). La unidad de medida establecida por el Sistema Internacional (SI) es el Kelvin (K). Sin embargo, se utiliza generalmente los grados Celsius (°C). El instrumento que se utiliza para medir la temperatura es el termómetro. Las tres escalas utilizadas son:

Escala Celsius

En esta escala, el grado 0 corresponde al punto donde el agua se solidifica y el grado 100 corresponde al punto de ebullición de la misma.

Escala Absoluta Kelvin

Esta escala fue creada por Lord Kelvin, quien encontró que existe un límite inferior de temperatura por debajo de la cual no pueden enfriarse los cuerpos. Es decir, la temperatura más baja posible. Este valor corresponde a -273,15°C y es denominado cero absoluto (0 K).

Matemáticamente, para expresar en Kelvin una temperatura dada en grados Celsius se emplea la siguiente formula

 T\ =\ t\ +\ 273,15

Escala Fahrenheit

En esta escala, el 0°C, corresponde a 32°F, y 100°C equivalen a 212°F. Para expresar en °C una temperatura entregada en °F se emplea la siguiente formula.

 t(^{\circ}{\rm C})\ =\ \frac{t(^{\circ}{\rm F})\ -\ 32}{1,8}

Ejemplos:

Expresar una temperatura de 32 °C en la escala Kelvin.

Según la formula, sabemos los siguiente:

T = t + 273,15

T = 32 + 273,15 (por sustitucion)

T = 305, 15 K

Expresar una temperatura de 341 K en la escala Celcius.

Según la formula, sabemos los siguiente:

T = t + 273,15

Despejando t de la ecuación

t = T – 273,15

t = 341 – 273,15

t = 67,85 °C

Compartir